Consejos para gestionar visados

visados_blog.jpg

El principal factor que un viajero tiene que tener en cuenta es el de la finalidad del viaje, ya que en muchas ocasiones, por simplificar una tramitación, o ahorrar algo de dinero, los viajeros suelen recurrir a solicitar un visado distinto al que en realidad necesitan. En la mayoría de las ocasiones optan por el de turismo. Si las autoridades del país no son muy rigurosas, puede servir para salir del paso y poder obtener la autorización para entrar en un determinado país.

Sin embargo hay que sopesar los riegos que puede acarrear esta “trampa” ya que, en el mejor de los casos, simplemente pueden deportar al infractor. En otras ocasiones la expulsión también puede acarrear sanciones económicas, prohibición de volver a entrar en el país durante un periodo de tiempo, o en el peor de los casos, acabar en la cárcel de esos países.

Dependiendo del país al que necesitemos viajar, puede haber infinidad de tipologías de visado. Los más sencillos serían el de turismo, el de negocios y el de trabajo. La diferencia de estos dos últimos es si vas a vender, comprar o reunirte con clientes o proveedores (hablaríamos de un visado de negocios) o el viajero va a trabajar en destino como personal cualificado durante un periodo de tiempo (visado de trabajo).

Evidentemente, existen otros tipos, como son los de estudios, visitas a familiares, diplomáticos, de ayuda humanitaria, para misioneros, en función si el alojamiento es en hoteles o en casas particulares, etc. y cada uno con sus propios requisitos que pueden ser totalmente diferentes entre sí.

Por eso hemos de tener muy en cuenta la finalidad del viaje y ser rigurosos a la hora de solicitar el visado adecuado, cuyo coste es infinitamente más bajo que el de las sanciones que nos pueden imponer o de los perjuicios que puede ocasionar (al viajero y a su empresa) una deportación, la sanción económica o alguna de las otras consecuencias que he mencionado antes.

La persona que viaja también ha de tener en cuenta los plazos de tramitación para poder completar y presentar todos los requisitos necesarios, ya que estos pueden variar desde el visado que puede tramitarse a la llegada, en el aeropuerto de destino, o necesitar varios días (incluso semanas) hasta ser concedidos.

Es más frecuente de lo que parece que un viajero pierda su vuelo (y el importe de su pasaje) por no poder disponer de la documentación para el viaje a tiempo. Por eso, es muy importante saber los plazos exactos y contar con algo de margen para poder enmendar y subsanar cualquier contratiempo en la tramitación.

Entre los distintos requisitos, puede que nos encontremos que sea necesario disponer de unas simples cartas de invitación de la persona, empresa que se va a visitar o el organismo que organice el viaje, hasta un certificado de antecedentes penales o legalización y traducción de escrituras societarias. Por eso es importante poder contar el asesoramiento de una empresa experta en la tramitación de visados para asegurar la obtención del visado a tiempo para poder realizar el viaje y no tener perder tiempo en este tipo de gestiones.

MAURICIO CATALINAS, Director Comercial de EXPEDIATUR

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s