¿Qué significa la abolición de roaming en Europa para el viajero de negocios?

roaming_retrasoYa han pasado casi 10 años desde que en la Unión Europea empezamos con la complicada tarea de eliminar los costes de roaming entre los países miembros. Las propuestas empezaron en el 2007, y en junio del 2015 el Parlamento Europeo acordó el fin del roaming en el 2017.

El pasado mes de abril se establecieron los topes legales para los precios de voz, SMS y datos. El precio por minuto de voz ya no puede superar los 5 céntimos de euro y el operador no puede cobrar más de 2 céntimos por SMS y 5 céntimos por megabyte.

En junio del 2017, los cargos adicionales por utilizar el móvil en otro país de la Unión Europea desaparecerán completamente. Esta decisión, combinada con un acuerdo de “neutralidad de internet” que estipula que todo el tráfico en internet se debe gestionar de la misma manera para permitir el acceso libre a los contenidos, es un gran paso adelante para la libertad de los consumidores.

Durante toda esta discusión, el precio de los datos ha cobrado especial importancia, ya que en muchas ocasiones ha sido este coste el que ha generado polémica en las historias de facturas exorbitantes que a veces se han generado incluso sin que el usuario sea consciente, por ejemplo, a raíz de actualizaciones de software en el dispositivo.

Es más, el incremento en el uso de aplicaciones como whatsapp o Skype para enviar mensajes o hacer llamadas a través del móvil, y la cobertura 4G cada vez más amplia, están cambiando los hábitos de los usuarios, quienes optan cada vez más por el uso de datos en vez de las llamadas de voz o los mensajes de SMS.

Sin embargo, los viajeros habituales y los que suelen utilizar los datos en itinerancia (por ejemplo, los viajeros de negocios) deberán proceder con cuidado, ya que el precio de los datos, incluso con el tope, puede ser elevado para grandes cantidades de datos. Por ejemplo, un usuario de negocios con consumo medio, es decir, una videoconferencia de 1 hora, 2 horas de navegación en internet, 50 emails y el uso de las apps más comunes durante media hora al día, puede consumir fácilmente 5GB al mes. Con un coste de 0.05€/MB, se traduce en más de €250 al mes sólo en datos.

Es más, incluso cuando se eliminen los precios de roaming en el 2017, la legislación sólo afectará a los países europeos. Al salir fuera de Europa, la situación es muy diferente. Las personas que viajan frecuentemente entre Europa y EEUU, por ejemplo, podrían encontrarse con una factura elevada si siguen utilizando datos en itinerancia en el otro lado del Atlántico.

En algunos países del mundo, no es raro encontrar tarifas de roaming de 10€/MB. Si en la comunidad europea hemos tardado unos 10 años en quitar el roaming, cambiar la situación global con la complejidad que conlleva, seguramente tardará mucho más.

No obstante, ya existen opciones para reducir la factura y controlar los costes incluso para los viajes fuera de Europa. En vez de contratar una SIM local en cada país, lo mejor es buscar un proveedor de tarjetas SIM que ofrezca una tarifa plana en la región o el continente en el que se quiere viajar. De esta manera el usuario sabe exactamente cuánto va a gastar y no tiene que preocuparse ni por el cambio de las tarjetas en el dispositivo ni por el cambio de precio cuando pasa de un país a otro.

Amy García Rendle
Directora de Podsystem España

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s