El pago por suscripción y los nuevos servicios de movilidad

Al igual que muchos otros sectores y mercados, el de los servicios de movilidad también se encuentra en constante evolución. Las marcas del sector transporte y los fabricantes de automóviles, entre otros, ofrecen ahora servicios y productos más creativos. Gracias a dichas transformaciones surgen nuevas formas de consumo, y la suscripción es una de ellas.

Al igual que los planetas cuando se alinean, muchos parámetros parecen haber coincidido en el tiempo para impulsar la transformación de las industrias del transporte y el automóvil. Como consecuencia, hay una potente competencia entre las empresas de viajes de larga distancia (aerolíneas de bajo coste, sistemas para compartir coche y autobuses que reemplazan a trenes), pero también entre las de transporte de uso cotidiano.

Este aspecto satisface también las nuevas necesidades de los proveedores, a menudo vinculados a la generación millennial, pero que alcanzan a una parte importante de la población activa que lleva un estilo de vida urbano y que busca libertad de uso, instantaneidad y servicios personalizados.

En otras palabras, los proveedores tienen que adaptarse al momento y ofrecer ahora una forma de consumo que concuerde con la velocidad que ofrece Internet a la hora de adquirir un servicio o producto.

Parece que tanto las aerolíneas, como el tren o los fabricantes de automóviles entienden que su futuro ya no es vender un viaje o los recursos que lo acompañan, sino más bien vender una verdadera experiencia de movilidad de principio a fin. El lema es: ¡facilidad y libertad!

Las similitudes con la industria hotelera, que ya pasó por una transformación similar, muestran cómo los miembros más conservadores de la industria se abren a las nuevas ofertas y formas de comercializarlas.

Entre estas innovaciones, se encuentra el pago por suscripción, una forma de consumo que destaca por su capacidad para adaptarse a todo tipo de productos o servicios.

La suscripción cumple con las expectativas de los clientes según sus necesidades, además de satisfacer las expectativas de las empresas en cuanto al valor del ciclo de vida del suscriptor o incluso de las finanzas. Les permite no solo ganar clientes, sino vender cada unidad de producto (un billete de transporte, un vehículo…) y evitar pérdidas innecesarias.

Antes de la suscripción, la forma de cumplir estas expectativas era la gestión de rendimiento. Por ejemplo, un billete de tren comprado fuera de la hora punta y en un asiento menos cómodo cuesta menos que un billete en primera clase comprado para el horario más solicitado. Otro ejemplo sería cómo un automóvil puede tener distintos niveles de precio según los extras que añada el cliente.

Al fin y al cabo, ambas técnicas parecen conciliarse. Muchas multimarcas ofrecen diferentes métodos, similares a las opciones, que permiten establecer un precio base bajo para después elevarlo según las opciones añadidas por el consumidor.

Es precisamente de estas grandes transformaciones de las que nacen nuevas formas de consumo. Sin embargo, hay algo que no cambia y es el hecho de que paguemos por lo que consumimos. Lo que si pueden cambiar y están cambiando son los hábitos de pago. Gracias a las nuevas tecnologías, los actores del sector de los pagos pueden ahora proporcionar facilidades a sus clientes adaptadas a nuevos modelos de negocios y empresas, por ejemplo con plataformas que simplifican los procesos y pueden integrar varios medios de pago.

FABRICE MÉNDEZ
Director de ventas para Iberia de SLIMPAY

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s