Cambios generacionales y geoeconómicos para una nueva década de viajes

 

La llegada de 2020 ha traído consigo una nueva década. Es momento no solo de realizar predicciones, sino también de echar un vistazo retrospectivo al avance que ha vivido la industria turística hasta la actualidad. Si bien el meme ‘Ok, boomer’ puede ser un poco exagerado, ilustra una brecha cada vez mayor entre diferentes generaciones. Y es que cada una de ellas está definida por perspectivas, intereses y valores únicos, con puntos de vista diferentes a la hora de viajar. El reto de los proveedores es saber adaptarse.

Los viajeros más jóvenes buscan experiencias y aventuras únicas, siguiendo la filosofía #YOLO, que recomienda disfrutar de la vida al máximo en cada momento. Y ahora llega la generación Alfa. La buena noticia es que son hijos de padres millennials, que no han bajado el ritmo en lo que se refiere a los viajes. El desafío: pueden ser jóvenes y pequeños, pero tienen mucho poder a la hora de influir en las decisiones sobre viajes familiares.

En una década, los miembros de la generación A, de la que se espera que sea la mejor formada y más sana, tendrán 20 años. Cuando estén en la universidad o trabajando, tomarán sus propias decisiones a la hora de viajar a la vez que se abren camino en el mundo. Sigue leyendo

Nuevas soluciones tecnológicas en los viajes de empresa (III). ¿Dónde nacen las startups?

Los grandes polos mundiales de nacimiento, crecimiento y desarrollo de las startups en el mundo occidental son Palo Alto, en California, y Tel Aviv, la capital de Israel, empujada por su aislamiento y el enorme peso de la industria militar. También existen focos satélites en Los Ángeles o Nueva York, así como multitud de iniciativas regionales o locales. Europa ocupa el tercer lugar, especialmente Londres, París, Berlín, Barcelona y Madrid. En Oriente, la gran potencia es China. Tercera entrega del estudio pionero en nuestro país realizado por Forum Business Travel, en colaboración con Amadeus España.

INCUBADORAS Y ACELERADORAS

Junto a las ayudas del sector público, las universidades y los inversores, las aceleradoras son uno de los actores clave para el desarrollo tecnológico, uno de los pilares sobre el que se sostiene un ecosistema startup potente. Contribuyen a una evolución del mercado con ideas disruptivas y nuevos modelos de negocio que obligan a las grandes empresas consolidadas a replantearse su futuro.

El ecosistema tiene que ser colaborativo. Incluso es bueno poner en contacto diferentes hubs. La posible competencia se deja a un lado para potenciar el nivel de maduración.

Sigue leyendo