Viajeras de negocios, ¿os sentís seguras?

Según una investigación llevada a cabo por Global Business Travel Association (GBTA) en colaboración con AIG Travel, 8 de cada 10 mujeres dicen que han tenido una o más preocupaciones o incidentes relacionados con su seguridad mientras viajaban por negocios en 2019. Las mujeres toman precauciones en muchas facetas de su vida, sobre todo en materia de seguridad personal y, los viajes de negocios, no son diferentes.

 

Pero veamos en números el informe de GBTA:

1) El 90% dice que la preocupación por la seguridad tiene un efecto en las actividades que se realizan durante el tiempo personal mientras viajan por negocios.

2) El 86% destaca el comportamiento femenino a la hora de realizar la reserva y que impacta en la toma de la decisión final. Ejemplos claros serían reservar solo vuelos diurnos o una ubicación central de alojamiento de destino.

3) El 84% cita un impacto directo en sus reticencias dependiendo del lugar donde viajan por negocios.

4) El 81% indica que su frecuencia de viaje para negocios se ha visto afectada por preocupaciones de seguridad.

5) El 80% dice que las preocupaciones de seguridad han impactado directamente en su productividad en los viajes de negocios.

Según Amanda Cecil, Senior Vicepresident de Desarrollo Profesional e Investigación de GBTA, “las investigaciones demuestran el inmenso impacto que puede tener la experiencia de viaje en la productividad y los resultados de negocios mientras las pasajeras femeninas viajan. En última instancia, todos los viajeros desean ser productivos y hacer negocios, por lo que es necesario comprender los riesgos específicos que enfrentan este colectivo en particular”.

Por su parte, Rhonda Sloan, directora de Marketing y Relaciones con la Industria de AIG Travel, apunta que “los hallazgos de la investigación muestran que muchas mujeres que viajan por negocios conocen y están preocupadas por los desafíos a los que se enfrentan mientras viajan por trabajo. Sus empresas tienen mucho recorrido a la hora de proporcionar más orientación y recursos para ayudar a las mujeres a minimizar esos riesgos”.

PRECAUCIONES

Las mujeres toman precauciones en muchas facetas de su vida, sobre todo en materia de seguridad personal y, los viajes de negocios, no son diferentes. Mientras viaja por negocios, más de la mitad de las mujeres se comunican regularmente con la oficina, la familia o las amistades (58%). Solo se hospedan en hoteles de confianza o que hayan sido ya recomendados por viajeras experimentadas (56%) o comparten su itinerario con familiares y amigos (51%), entre otras medidas de seguridad.

Esto no es una sorpresa, dado que el 71% de las mujeres que viajan por negocios creen que corren un mayor riesgo que sus homólogos masculinos. Sus principales preocupaciones incluyen seguridad general (78%), acoso sexual y agresión (72 %), viajes a ciertos países y ciudades (68%) y riesgo de asalto o secuestro (65%).

Si bien muchas mujeres optan por reservar un hotel tradicional para viajes de negocios (70%), las viviendas compartidas como Airbnb o HomeAway son una parte importante del mercado (24%), y las viajeras de negocios toman precauciones de seguridad especiales al reservar ambas formas de alojamiento.

En los hoteles, las mujeres que viajan a menudo buscan cadenas de confianza (74%), consideran la seguridad del vecindario (67%) y prefieren emplazamientos cerca de su sitio de trabajo (64%). En las viviendas compartidas, más de la mitad reservan propiedades con calificaciones muy altas o que sólo hospedan a mujeres y son gestionadas por mujeres (57%).

Cuando se trata de transporte terrestre, el 81% de las mujeres viajeras sienten que los servicios de alquiler de vehículos son seguros, mientras que poco más de la mitad (53%) piensa lo mismo con respecto a los servicios de viajes compartidos. En este caso, el 49% confirma el nombre del conductor y la mayor cantidad de datos posibles antes de subir al vehículo y, de nuevo, en muchos casos sólo gestionado y conducido por mujeres.

FALLOS EN LAS POLÍTICAS DE VIAJE

Las mujeres viajeras generalmente tienen confianza en los programas de gestión de riesgos de su organización, ya que el 83% cree que se preocupa por su seguridad, mientras que el 87% informa que se siente cómoda expresando sus preocupaciones de seguridad a su travel manager o  responsables de compras encargados del programa de viajes.

Sin embargo, sienten que se puede hacer más por ellas. Más de dos tercios (68%) de las mujeres que viajan por trabajo piensan que su compañía debería tener políticas que aborden específicamente las necesidades de las mujeres que viajan por negocios. Una encuesta reciente realizada entre gestores de viajes de empresa reveló que solo el 18% contaba con políticas específicas para este colectivo.

Las mujeres que viajan por negocios valoran los recursos de seguridad que ya ofrecen sus organizaciones, pero también desean recursos adicionales, como tener un contacto de emergencia o una línea directa donde reciban atención en viaje directamente relacionada con un caso de acoso sexual, asalto o incluso salir bien de un secuestro.

EL PAPEL DE LOS PROVEEDORES

Los proveedores de Business Travel llevan tiempo desarrollando productos específicos para dar respuestas a las necesidades y exigencias de las mujeres. Las cadenas hoteleras son las que más han avanzado en este terreno y las pioneras. Un ejemplo claro son plantas de habitaciones “women only”.

El hotel Bella Sky Comwell de Copenhague fue el primero en Europa que dedicó una planta entera las huéspedes femeninas, aunque los tribunales daneses han considerado que se trata de un tipo de discriminación. El Riu Guadalajara de México también adoptó una medida similar, pero la experiencia no hubo demanda suficiente y la cadena abandonó el proyecto a finales de 2015.

Entre otras estrategias que han funcionado mejor está la de reservar varias habitaciones del hotel sólo para mujeres, con productos específicos para ellas. Muchas cadenas hoteleras ya ofrecen amenities como pijama, medias, antifaz, artículos de maquillaje o espuma para el pelo.

¿Por qué? Tras los atentados del 11-S y el aumento de las medidas de seguridad en los aeropuertos, se observó entre los viajeros y viajeras de negocios una reducción de artículos de aseo y belleza para superar los controles y escáneres con la mayor celeridad posible. Los hoteles se esforzaron entonces para ofrecer más productos en la habitación, sobre todo para mujeres.

En el ámbito de las aerolíneas, las asiáticas se han aventurado con los baños sólo para mujeres en el avión o salas VIP solo para ellas en los aeropuertos.

Aunque no existen agencias de viajes especializadas en viajeras de negocios —quizás completamente innecesario—, sí destaca el caso de Focus on Women, donde organizan viajes a medida para grupos de directivas. En 2014 Alice Fauveau, CEO de la agencia, declaraba que “es una forma más segura y más enriquecedora de conocer un destino, de la mano de otras mujeres destacadas en el país”.

En el ámbito de la economía colaborativa, como Blablacar o Carpooling, también existen ofertas de viajes o traslados en coche sólo para mujeres.

 

MERCHE BLANCO GARCÍA
Senior Global Travel Professional (GBTA)

Jefa de Estudios del Programa Universitario
‘Gestión y Estrategia del Business Travel’,
(Forum Business Travel / Universidad Camilo José Cela)

W: https://about.me/merblanco
T: @volandovoyMer

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s