El salto evolutivo de las empresas hacia la digitalización

 

La generalización del teletrabajo ha sido una de las consecuencias de la pandemia del coronavirus en el ámbito laboral. Muchas empresas ya estaban preparadas, tenían la capacidad tecnológica y digital para trabajar en remoto. Sus trabajadores también habían adquirido este hábito. Sin embargo, el coronavirus ha puesto contra las cuerdas a aquellas más reticentes al teletrabajo y que aplazaron la transformación digital de sus procesos. La urgencia de tomar medidas para continuar con su actividad ha propiciado transformaciones aceleradas.

 

La situación del teletrabajo en España antes de la expansión del virus era muy diferente. Los últimos datos publicados por Eurostat indican que apenas un 4,3% de los españoles teletrabajaba de forma habitual, un porcentaje muy reducido con respecto a otros países europeos, como Irlanda o Suecia, donde el porcentaje de trabajadores que se conectan a distancia es de un 25%.

Además, ese 4,3% es aún más escaso si se compara con el 70% de trabajadores que respondieron que les gustaría cambiar el trabajo presencial por trabajo en remoto en el último estudio sobre la preferencia del lugar de trabajo elaborado por Randstat.

La rutina laboral no volverá a ser como la recordamos, ya que las empresas han reinventado sus modelos y el porcentaje de teletrabajo habitual se disparará. El concepto de trabajo ha cambiado, a la fuerza, para siempre.

Basándose en los datos sobre distintas empresas que Kaizen Institute ha obtenido a lo largo de los años, esta evolución al teletrabajo aportará numerosos beneficios al sector empresarial:

Mejor conciliación laboral: El teletrabajo permite una mayor flexibilidad en los horarios y, por lo tanto, es una de las medidas que más favorecen la conciliación.

Reducción de costes: El trabajo en remoto permite a las empresas reducir sus presupuestos para dietas y desplazamientos, así como el coste de espacio en oficinas. Esto puede derivar en una remodelación de los presupuestos que se traduzca en el aumento de la satisfacción de los empleados y repercuta positivamente en la empresa, por ejemplo, aumentando la inversión en infraestructuras, en I+D, etc.

Aumento de productividad: Trabajar en una empresa que permite los horarios flexibles y facilita la conciliación, evitar los desplazamientos y trabajar en un entorno cómodo y agradable, conlleva un aumento de la productividad.

La digitalización es el primer paso necesario para poder llevar a cabo el teletrabajo de manera efectiva y esto es algo por lo que las empresas tienen que apostar. Pasa por automatizar, con ayuda de la tecnología, la forma en que abordamos la resolución de un problema o necesidad de un negocio, pero es un proceso que debe abordarse desde el punto de vista de las personas y sirviéndose de su conocimiento para la redefinición de los procesos de la compañía, no únicamente llevando a un entorno digital las malas prácticas que se realicen en el día a día de la empresa.


VÍCTOR RODRÍGUEZ

KAIZEN INSTITUTE

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s