Las excusas de las aerolíneas para no pagar compensaciones

Las aerolíneas rechazan casi la mitad (47 %) de las reclamaciones válidas que les envía la organización especializada AirHelp. Por ello, es útil conocer el motivo de las negativas, que generalmente alegan ‘circunstancias extraordinarias’. Sin embargo, las huelgas de personal o los errores técnicos no eximen a las aerolíneas de pagar compensaciones por interrupciones en los vuelos.

 

El Reglamento Europeo de Derechos de los Pasajeros EC 261 establece que en el caso de vuelos interrumpidos por ‘circunstancias extraordinarias’, las aerolíneas no están obligadas a pagar compensación, ya que circunstancias están fuera de su control. Estas circunstancias abarcan aspectos como las huelgas de los aeropuertos o los riesgos de seguridad. Lo que no cubren son las huelgas internas, los retrasos del personal o problemas técnicos que deberían haberse descubierto durante el mantenimiento.

Los expertos de AirHelp han investigado varios casos para proporcionar algunos ejemplos reales de las excusas que ofrecen las aerolíneas para no compensar a sus clientes. En todos ellos, los pasajeros tenían derecho a una indemnización por la interrupción, pero la compañía aérea no les informó de ello, sino que les ofreció una excusa para justificar la interrupción: Sigue leyendo

Anuncios

Los tres errores más comunes que ponen en riesgo los derechos de los pasajeros

Imagina que te encuentras en un aeropuerto, molesto porque te acabas de enterar de que tu vuelo ha sido cancelado, ha sufrido un retraso o tiene overbooking. Bajo la regulación EU (EC) No. 261/2004, tienes derecho a una compensación si la interrupción estaba dentro del control de la compañía y se retrasó más de 3 horas. Desafortunadamente, sin siquiera saberlo, los pasajeros ponen en riesgo su derecho a una compensación moral.

 

Realizar el check-in tarde
La manera más segura de realizar los trámites del vuelo es registrarse online. Desafortunadamente, algunos aeropuertos siguen solicitando a sus pasajeros que se registren también de forma física en el aeropuerto. Generalmente, hay una fecha y hora límite muy clara y hay miles de razones por las que alguien puede llegar tarde al check-in. Sin embargo, realizar el registro tarde te deja sin el derecho a reclamar una posterior compensación.

Un check-in tardío cambia el estado del pasajero a “no presente”, de manera que si pierdes el vuelo o se retrasa el embarque, debido a no aparecer en el mostrador, no tienes derecho a una compensación económica. Por ello, hay que realizar el registro dentro de la hora y fecha establecida, y siempre más de 45 minutos antes de embarcar.

Sigue leyendo

10 derechos que todo pasajero debería conocer

Retrasos, cancelaciones y planes rotos, 2018 ha sido el peor año en Europa en términos de interrupciones de vuelos, con un número récord de viajes retrasados y cancelados. A pesar de esta realidad, los viajeros no son muy conscientes de los derechos que les asisten cuando viajan en avión, según la legislación europea vigente. Sigue leyendo

Cinco ideas novedosas para mejorar la experiencia a bordo en los aviones

Los premios anuales Crystal Cabin Awards valoran a los inventores y diseñadores que crean ideas ingeniosas para mejorar la experiencia dentro de la cabina, tanto para los pasajeros como para la tripulación. Recientemente se entregaron en Hamburgo los premios de 2018, a los que se presentaron 91 candidaturas. Estas son algunas de las soluciones que quizá veamos en los aviones del futuro.


REUNIONES EN CABINA
Qatar Airways presentó una idea para celebrar reuniones con todas las comodidades, entre ellas la inclusión de cámaras, la posibilidad de girar los asientos 180 grados o las mamparas para preservar la privacidad. De igual forma, los asientos abatibles y regulables en varias posiciones harían posible mantener un contacto más estrecho con los participantes en la reunión. El sistema se basa en unos separadores que se accionan al pulsar un botón. Sigue leyendo

La estructura tarifaria del aéreo y el alojamiento

La política de precios de las compañías aéreas y las cadenas hoteleras se ha complicado tremendamente en los últimos años. La disgregación del producto y la necesidad de gestionar las plazas con el máximo rendimiento, debido a su carácter perecedero, obliga a introducir en las negociaciones con los proveedores conceptos como los ancillaries, la tarifa BAR o el Last Available Room.

Las compañías aéreas han disgregado su producto para ofrecer precios más competitivos en una primera búsqueda, pero no nos engañemos, después el viajero de negocios va añadiendo los famosos ancillaries —el asiento, la maleta, etc.— y el coste va subiendo. Esta estrategia comercial hace más difícil comparar precios y analizar subidas y bajadas de tarifas. Su estructura tarifaria es complicada, según varios de los travel managers con los que colaboramos, por lo que no es fácil saber qué servicios están incluidos en cada tarifa.

Sigue leyendo