Cambios generacionales y geoeconómicos para una nueva década de viajes

 

La llegada de 2020 ha traído consigo una nueva década. Es momento no solo de realizar predicciones, sino también de echar un vistazo retrospectivo al avance que ha vivido la industria turística hasta la actualidad. Si bien el meme ‘Ok, boomer’ puede ser un poco exagerado, ilustra una brecha cada vez mayor entre diferentes generaciones. Y es que cada una de ellas está definida por perspectivas, intereses y valores únicos, con puntos de vista diferentes a la hora de viajar. El reto de los proveedores es saber adaptarse.

Los viajeros más jóvenes buscan experiencias y aventuras únicas, siguiendo la filosofía #YOLO, que recomienda disfrutar de la vida al máximo en cada momento. Y ahora llega la generación Alfa. La buena noticia es que son hijos de padres millennials, que no han bajado el ritmo en lo que se refiere a los viajes. El desafío: pueden ser jóvenes y pequeños, pero tienen mucho poder a la hora de influir en las decisiones sobre viajes familiares.

En una década, los miembros de la generación A, de la que se espera que sea la mejor formada y más sana, tendrán 20 años. Cuando estén en la universidad o trabajando, tomarán sus propias decisiones a la hora de viajar a la vez que se abren camino en el mundo. Sigue leyendo

La rutina de los viajes de negocios deja una puerta abierta a la aventura

Los viajes de negocios son todavía convencionales y poco estimulantes para muchos profesionales, sobre todo, si caen en una rutina monótona y apresurada: hacer la maleta, correr al aeropuerto, asistir a una reunión tras otra, comer y dormir en lugares poco inspiradores y volver a casa. Sin embargo, hay pequeñas cosas que se pueden hacer al margen de la rutina, aunque sea tan solo durante un par de horas…

 

Las personas que viajan por trabajo pueden tener la impresión de que no conocen el destino lo suficiente como para convertir un viaje de negocios en una experiencia breve pero inolvidable, se preocupan por las restricciones de tiempo o creen que un viaje de negocios no puede incluir una dosis de aventura.

Puesto que tanto las generaciones más jóvenes como las de más edad lamentan a menudo que sus viajes sean poco atrevidos, ha llegado el momento de hacer algo al respecto. Después de todo, los viajeros de negocios afirman que lo que más les gusta de viajar es la oportunidad de conocer una nueva cultura (50%) o una nueva ciudad (46%). Sigue leyendo

Viajes de trabajo, una oportunidad también para la experiencia turística

Bleisure. Ocio y Negocio

El mundo de los viajes de negocios se está viendo revolucionado por el bleisure: la combinación del trabajo (business) con el disfrute del ocio (leisure). Los viajeros de negocios persiguen cada vez más disfrutar de sus ratos libres con experiencias únicas, a la vez que extienden sus estancias para visitar y conocer mejor los lugares a los que viajan por trabajo.

El aprovechamiento del bleisure supone una extraordinaria oportunidad para los destinos turísticos, por cuanto les puede permitir incrementar el impacto económico generado por el perfil de viajeros de mayor nivel de gasto.

Las empresas dedicadas al corporate travel se han centrado en organizar el viaje (el transporte) y la estancia (dónde se hospedan) del viajero de negocios, sin atender lo suficiente a sus necesidades de ocio o sus ganas de extender su viaje. Sigue leyendo

Ocio y negocio unidos: bleisure y blurring

Los viajeros de negocios se quejan de la soledad, del jet lag, de las agendas de trabajo interminables… Sin embargo, muchos de ellos ven en sus desplazamientos una ventaja, porque les ofrecen la oportunidad de conocer nuevos destinos y culturas. El bleisure y el blurring, dos maneras de mezclar el trabajo y la vida privada, ganan cada vez más adeptos.

Según los últimos estudios realizados, compatibilizar business y leisure, es decir, negocio y ocio, es una práctica más habitual de lo que se esperaba, sobre todo entre las nuevas generaciones, con menos compromisos familiares. Los viajeros frecuentes de esta tipología suelen aprovechar sus desplazamientos para prolongar la estancia y hacer turismo, solos o en compañía de familiares o amigos que se incorporan en la extensión. En algunos casos obtienen facilidades y descuentos por parte de los proveedores, sobre todo de los hoteles. Sigue leyendo