Travel manager, una figura invisible ante la ceguera de algunas empresas

Después de muchos años en un sector que me apasiona, siempre he pensado que España, con su nivel de pasajeros de negocios, el turismo que ofrecemos de calidad y su posición estratégica en Europa, tendría clara la importancia y el valor que en las empresas aporta tener un Business Travel Manager o Corporate Travel Manager. Pero me equivoqué. Buscando en LinkedIn salarios orientativos para hacer un estudio, no aparece ese cargo…

 

Aun siendo optimista por naturaleza, en España queda un camino larguísimo para visibilizar la figura del Travel Manager. En muchos casos, depende del Departamento de Compras, en otros es una figura que aparece bajo el paraguas de Recursos Humanos o simplemente es una tarea delegada en la Secretaría de Presidencia cuando se trata de pequeñas empresas, pero son escasísimas las ocasiones en las que esa función tiene una entidad o un departamento propios.

Es un craso error por parte de las empresas no otorgar la importancia y valor que esa división pueda generar en la empresa. Voy a detallar sólo algunas de las razones por las que es absolutamente necesaria que sean business units por sí mismas y no dependan de otros: Sigue leyendo

Anuncios

Pautas para comunicar la política a los viajeros de forma personalizada (I)

La convivencia de distintas generaciones en la misma compañía, desde la puramente analógica hasta los nativos digitales, como los millennials, exige una cuidadosa personalización de los mensajes y de las estrategias de comunicación. Para ello hay que tener en cuenta incluso los distintos perfiles de empleados dependiendo de su actitud ante las novedades tecnológicas o ante el viaje en sí mismo. Aquí van unas cuantas pautas para abordar esta delicada tarea.

 

LA UTILIDAD DE EJEMPLOS Y TESTIMONIOS

  1. Los testimonios de otros clientes o usuarios son un buen refuerzo del mensaje que se quiera transmitir.
  2. Nunca hay que subestimar el valor de compartir buenas prácticas de otras empresas u organizaciones.
  3. Es recomendable publicar datos y estadísticas referidas a objetivos cumplidos y a comportamientos deseados que aquellas que se centran en los puntos de mejora.
  4. El principio del “centro magnético” indica que los que se desvían del comportamiento más extendido, a la larga tienden a acercarse a él. Además, tan pronto se logre una masa crítica aceptable, las nuevas adhesiones se producirán de manera más rápida.
  5. Si el líder no pide opinión a su equipo y el equipo no corrige al líder cuando está equivocado, aumentan las posibilidades de adoptar malas decisiones. Los líderes tienen que promover una actitud crítica y proactiva por parte de los equipos. Las opiniones individuales son bienvenidas.
  6. Los equipos funcionan mejor que las individualidades. La colaboración es más efectiva a la hora de conseguir objetivos.
  7. El aprendizaje basado en los errores cometidos por otros es muy instructivo.

Sigue leyendo

Los cuatro pilares de la persuasión para el cumplimiento del programa de viajes

El travel manager con frecuencia desencadena —e idealmente lidera—procesos de cambio en las empresas que exigen una respuesta positiva y colaboradora para la obtención de los resultados previstos. Su capacidad para lograr adhesiones al proyecto, limar inevitables resistencias y gestionar el cambio es crucial, pero de acuerdo con la mayoría de las investigaciones no debe verse como una cuestión de carisma o talento.

Cierto es que hay profesionales con más facilidad para el liderazgo, pero incrementar los niveles de eficacia de nuestras comunicaciones siempre es posible teniendo en cuenta los factores que influyen en la aceptación y el compromiso de nuestros interlocutores.

La cuestión de la persuasión no solo tiene que ver con el emisor de la información, en este caso el travel manager. La propia naturaleza de la actividad imprime ciertas limitaciones a la influencia que el profesional de la gestión del viaje ejerce en los viajeros. Sigue leyendo

El cambio de rol del travel manager

Los viajes de empresas tienen dos vertientes muy significativas dentro de cualquier organización. Por un lado, su impacto económico en la cuenta de resultados y, por otro, su influencia en el grado de satisfacción de los viajeros. Esta dicotomía desemboca en el equilibrio entre el ahorro y la calidad del viaje.

El travel manager es la bisagra entre los dos intereses que, dependiendo de cada empresa y en el momento en el que esta se encuentre, puede inclinar la balanza hacia un lado u otro.

En definitiva, el perfil del gestor de viajes está evolucionando desde tareas más operativas hacia responsabilidades estratégicas, lo que implica liderar proyectos de tecnología e incorporar nuevas categorías de compras dentro de la política de viajes. Sigue leyendo