Rendimiento y talento: cuestión de felicidad

Portrait of a female executive

Tradicionalmente, en el mundo organizacional, sobre todo en entornos empresariales, las emociones y la felicidad han sido aspectos dejados de lado: “eso es cosa de usted y algo para su tiempo libre; ahora estamos trabajando”, o cosas por el estilo podemos haber escuchado alguna vez… ¿Y si fuese conveniente que nos tomáramos en serio la felicidad de los trabajadores, de todos nosotros? Las investigaciones indican que el rendimiento y la felicidad van de la mano, y que ambas están en estrecha relación con el talento personal.

En una investigación del iOpener Institute de Oxford llevada a cabo con 41.000 personas se ha puesto de relieve que las personas con índices mayores de felicidad en su trabajo tienen un rendimiento mayor: dedican el 80% de su tiempo a las tareas encomendadas, es decir, 4 días de 5 a la semana. En cambio, la dedicación a las labores que deben desempeñar de las personas con índices de no felicidad en el trabajo disminuye hasta el 40% de su tiempo, esto es, 2 días a la semana, lo que representa un coste enorme para las organizaciones, pues estaríamos hablando de unos 100 días de trabajo, o de entre 3 y 4 meses por cada empleado descontento. Nadie espera el 100% de la dedicación: al menos con los descansos necesarios e imprescindibles, ya estaríamos manejando porcentajes menores. Pero los datos muestran unas cifras a tener en cuenta sobre la felicidad en el trabajo.

Sigue leyendo

Anuncios

El reto de la gestión de reservas MICE

hrs_reservasmice

Una de cada tres reservas de hotel realizadas por las empresas corresponde al sector MICE. Sin embargo, el 90% de ellas no cuenta con canales de reserva predefinidos ni con procesos estandarizados. El resultado se ve reflejado en una falta de transparencia, gastos innecesarios y reservas fuera de los programas hoteleros.

Lo habitual es que diferentes personas de la compañía hagan la reserva, y en muchos casos, pequeñas agencias que, habitualmente, utilizan procesos offline. El sector MICE, por tanto, tiene todavía grandes retos en cuanto a alojamientos: Sigue leyendo