Los beneficios de compartir taxi y vehículo de empresa

Taksee_Taxi compartidoEl estudio del impacto del “Proyecto de taxi compartido”, publicado por Taksee, concluye que compartir este medio de transporte es lo más inteligente en muchos sentidos, no sólo económico. Los datos obtenidos pertenecen a un caso real de la primera empresa que adopta una política corporativa sobre este aspecto de la movilidad urbana.

 

Gracias al proyecto, la gran empresa analizada obtuvo una reducción del número de trayectos del 26%. En números absolutos, evitó realizar 4.626 carreras “repetidas”, con una disminución del consumo de energía correspondiente a 69.390 km menos, y una emisión estimada de 8,5 toneladas de CO2.

Durante todo 2017 la distribución entre taxis individuales y taxis compartidos mantuvo una proporción cercana al 50/50. Concretamente, el 47% de los empleados que utilizaron el taxi con Taksee viajaron en vehículo compartido. Los trayectos representaron el 26% del gasto y el 26% del total de los 8.372 trayectos realizados en 2017.

El coste por km de pasajero individual es 3,75 veces superior al compartido de 4 pasajeros. La funcionalidad de Taksee permite conectar a empleados de forma automatizada en una franja horaria de 10 minutos máximo y a menos de 1 km de distancia.

La eficiencia es posible también gracias a la gestión y a que cada vez se puede encontrar taxis más grandes en la flota. Por ejemplo, en Madrid hay taxis de 6, 7 y 9 plazas desde mediados del pasado año. Sigue leyendo

Anuncios

El pago por suscripción y los nuevos servicios de movilidad

Al igual que muchos otros sectores y mercados, el de los servicios de movilidad también se encuentra en constante evolución. Las marcas del sector transporte y los fabricantes de automóviles, entre otros, ofrecen ahora servicios y productos más creativos. Gracias a dichas transformaciones surgen nuevas formas de consumo, y la suscripción es una de ellas.

Al igual que los planetas cuando se alinean, muchos parámetros parecen haber coincidido en el tiempo para impulsar la transformación de las industrias del transporte y el automóvil. Como consecuencia, hay una potente competencia entre las empresas de viajes de larga distancia (aerolíneas de bajo coste, sistemas para compartir coche y autobuses que reemplazan a trenes), pero también entre las de transporte de uso cotidiano.

Este aspecto satisface también las nuevas necesidades de los proveedores, a menudo vinculados a la generación millennial, pero que alcanzan a una parte importante de la población activa que lleva un estilo de vida urbano y que busca libertad de uso, instantaneidad y servicios personalizados.

En otras palabras, los proveedores tienen que adaptarse al momento y ofrecer ahora una forma de consumo que concuerde con la velocidad que ofrece Internet a la hora de adquirir un servicio o producto. Sigue leyendo