La ‘festivalización’ de los congresos profesionales, una realidad imparable

0

En los últimos años, hemos visto que los formatos de congresos clásicos han encontrado mayores dificultades para atraer la misma cantidad de visitantes y expositores que antes. El público ha cambiado y sus expectativas sobre lo que debe ofrecer un evento han crecido más allá de las conferencias y debates en el escenario principal. Para mantener su relevancia, los organizadores deben adaptarse contando con startups y empresas tecnológicas que están liderando la tendencia hacia un concepto más ‘festivo’ de los congresos.

 

El South by Southwest de Austin (Estados Unidos), la Web Summit de Lisboa o el Slush de Helsinki. Tres ejemplos destacados de congresos tecnológicos que han ido más allá del formato tradicional. Todos ellos seccionan el evento en espacios y áreas más pequeñas e íntimas, introducen nuevas actividades, como gastronomía, música, espectáculo o talleres, y  diversifican los contenidos en diferentes escenarios. Cada vez se crean más espacios dedicados a las redes sociales para animar al visitante a difundir contenidos y viralizar el mensaje del evento.

Sigue leyendo

El Internet de las Cosas (IoT) en los hoteles para el Business Traveler 3.0

InternetCosasSeguro que muchos habéis oido hablar del Internet de las Cosas (IoT son sus siglas en inglés, Internet of the Things), pero ¿realmente de qué estamos hablando? Este concepto nació en el MIT (Instituto de Tecnología de Massachusetts) de Boston y es algo sencillo y complejo a la vez que refiere a que los dispositivos electrónicos más cotidianos lleguen a ser más inteligentes e independientes, facilitando tu vida diariamente.

Pongamos ejemplos para entenderlo más rápidamente: Seguro que en casa ya dispones de al menos un Smart TV, que permite conexiones a Internet y puedes ver tus series favoritas online. Ya no tienes un reloj convencional, sino un Smart Watch que además de poder ver la hora, puedes conectar tu reloj a tu móvil inteligente, conectarte a Internet, conocer el pronóstico del tiempo, ver los mensajes y otras muchas funcionalidades que tu Smart Phone permite que te muestre tu Smart Watch.

Resumido en pocas palabras, es la digitalización del mundo físico. Gracias al sistema RFID (siglas de radio frequency identification, es decir,, «identificación por radiofrecuencia»), bastará con integrar un chip de pocos milímetros en cualquier objeto del hogar, del trabajo o de la ciudad para poder procesar y transmitir información a partir de él constantemente. Se calcula que en 2020, entre 22.000 y 50.000 millones de dispositivos se conectarán a Internet con el fin de proporcionar a los ciudadanos una serie de servicios y aplicaciones inteligentes sin precedentes. El CEO de Ericsson, Hans Vestberg, lo dejó claro en unas declaraciones recientes: “Si una persona se conecta a la red, le cambia la vida. Pero si todas las cosas y objetos se conectan, es el mundo el que cambia”. Sigue leyendo

Ciberseguridad, un desafío para los pagos electrónicos de las empresas

Sea cual sea el objetivo de los ciberataques, una pyme, un banco o una empresa de dinero electrónico son prácticamente iguales. Todas están expuestas a los mismos peligros: denegación de servicios (DDoS), ataques de intrusión, propagación de software maligno… En la ciberseguridad, como en muchos otros campos, el riesgo cero no existe. Por esa razón, el sector Fintech invierte una parte importante de sus recursos para afrontar este problema.

Las fintechs y las principales entidades financieras se toman muy en serio los riesgos existentes por causa de la ciberseguridad. Al igual que sus ejecutivos, son conscientes del valor de los datos que tienen almacenados en sus sistemas.

Teniendo en cuenta que cada ‘jugador’ es un potencial objetivo de los ciberataques, el foco no solo debe estar en la protección contra dichos embates, si no en su detección y en un plan de continuidad de la actividad. Sin embargo, existen algunos elementos diferenciales entre empresas de dinero electrónico y del sector de los pagos, y las principales entidades financieras  que podemos identificar fácilmente: Sigue leyendo

El impacto de blockchain en el sector del turismo


La blockchain sigue ocupando los titulares de las noticias, pero ¿qué es exactamente y cómo impulsará el cambio en la industria de viajes? Una blockchain (cadena de bloques) es un libro de contabilidad distribuido de registros ordenados en lotes de datos, llamados bloques, que usan validación criptográfica para enlazarse entre sí.

En pocas palabras, la blockchain implica cada bloque hace referencia e identifica el bloque anterior formando una cadena ininterrumpida, de ahí el nombre. Sin embargo, lo inteligente es que el libro de contabilidad no se almacena en una ubicación maestra ni es administrado por ningún cuerpo en particular. En cambio, se dice que se distribuye, existiendo así en varios ordenadores al mismo tiempo, de tal manera que cualquier persona interesada puede guardar una copia del mismo.

En el mundo siempre conectado de hoy en día, generar confianza y propiedad resulta fundamental. La blockchain permite a individuos y organizaciones, independientes entre sí, confiar en una misma fuente de información compartida, segura y auditable. Esta es una gran noticia para las compañías de viajes y algo que comenzará a florecer a medida que avance 2018 y más adelante.

Sigue leyendo

El travel manager ante el reto de la digitalización de los viajeros

Viajeros digitales

Con la llegada de la generación Millennial a puestos de responsabilidad, las empresas se enfrentan al reto de ajustar sus políticas de viajes a distintos perfiles de empleados con una cultura muy diferente, desde los que no se atreven a salir sin su documentación impresa en papel, hasta los que solucionan todo a través del móvil. El whitepaper “Gastos de Viajes: En busca del control total”, publicado por Forum Business Travel en colaboración con Notilus, aporta algunas claves.

 

Los travel managers tienen que ajustar su estrategia para propiciar la difícil convivencia entre viajeros analógicos, acostumbrados a gestionar sus salidas a la antigua usanza; los híbridos, que empiezan a abrazar las nuevas tecnologías; y los digitales, que solo reservan y se comunican con su central mediante dispositivos móviles.

Sigue leyendo